como lavar un plumífero
Tips de moda

Cómo cuidar tu plumífero para que dure más tiempo

La prenda de abrigo más calentita. Pero, a su vez, los que más quebraderos de cabeza traen a la hora de limpiarlos. La eterna duda es: ¿se puede o no lavar un plumífero en lavadora?
 
como lavar un plumífero
 

Cada cuánto lavar un plumífero

Empecemos por el principio: planificación. A lo largo de cada temporada no se debe lavar el abrigo puffer más de dos veces. De lo contrario, podemos conseguir el resultado opuesto, que parezca cada vez más deteriorado.
 

Cómo lavar un plumífero


  1. Prepara la prenda

  2. Que no quede nada dentro: vacía todos los bolsillos, cierra las cremalleras, los velcros y dale la vuelta (que la parte interior queda hacia fuera y viceversa).

    Tip! Para un mejor acabado en la zona de cierre, unta con un poco de gel líquido los bordes de la cremallera por si hubiera rozaduras. Importante que el gel sea de tipo neutro.

  3. Puedes lavarlo tanto a máquina como a mano
  4. La cuestión es si estás dispuesta y cuentas con la infraestructura adecuada para lavar el plumífero a mano. Al ser una prenda tan grande, lavarla a así puede ser bastante tedioso y sería necesario disponer de un recipiente muy grande o una bañera.
     

  5. En la lavadora, solo y con agua fría
  6. Elige un programa de mínima temperatura, frío, y no metas nada más. Que el puffer pueda moverse a sus anchas por el tambor.
     

  7. Centrifugado suave y lento
  8. Busca un programa que cumpla con estas características para que no se estropeen ni el tejido ni el relleno.
     

  9. Secadora, sí, pero ¡ojo!
  10. Puedes utilizarla para secar el plumífero. Fundamental elegir un programa delicado y con rotaciones bajas si queremos que este siga íntegro cuando acabe el secado.

    Tip! Mete dos o tres pelotas de tenis junto al abrigo en el tambor. No es ninguna locura: al rebotar contra las paredes y el propio abrigo ayudan a ahuecar sus plumas y a que el acabado sea mucho mejor, sin apelmazado.

  11. Secado al aire libre
  12. Importante, ¡sacudir! Si optas por el secado natural, tendrás que echar mano de la paciencia. Si lo secas al aire libre en un tendedero, recuerda sacudirlo cada dos o tres horas para que no se vicie su forma.

    ¿Cómo guardarlo en el armario?

    Doblar sí, aplastar no. Haz las dobleces por las costuras, pero mantenlo con ese efecto inflado. Si lo guardas colgado la premisa es la misma: que respire y no quede aplastado contra la presión de otras prendas.

Vestir con estilo nunca fue tan fácil
Recibe 5 prendas seleccionadas por una personal shopper y paga sólo por lo que te quedes
Pide tu Lookiero

Escribe un comentario